Shoko: chocolates que brindan el placer de ayudar

Image
  • En octubre de 2012 nació la marca santandereana Shoko, una de las iniciativas que maneja la Fundación Montañas Azules para generar recursos y apoyar a pacientes de la FCV con su hospedaje y otras necesidades básicas.
  • La Fundación Montañas Azules sostiene dos hogares de paso que tienen capacidad para albergar hasta 70 familias.
  • Tortas, bombones y otros productos se pueden encontrar en Shoko, que utiliza el 100 % de sus ingresos para beneficiar a los pacientes que más requieren apoyo.

Bucaramanga, septiembre de 2021. Bajo el lema de ‘dibujar sonrisas de chocolate’, la Fundación Montañas Azules ha consolidado a Shoko como su fábrica social. Esta marca santandereana, que produce dulces como bombones y tabletas, destina todos sus ingresos para solventar necesidades básicas de pacientes de la FCV que vienen con sus familiares desde diferentes zonas del país y necesitan apoyo con el hospedaje, la alimentación y el transporte. 
 
Con chocolate 100 % colombiano y libre de sabores artificiales, Shoko crea nuevos productos para ayudar a quienes más lo necesitan a cubrir lo que el sistema de seguridad social no ofrece a sus afiliados. El apoyo se materializa en los dos hogares de paso que tiene a su disposición la Fundación Montañas Azules, uno en el barrio Villabel y otro en Cañaveral Alto.
 
“Tenemos capacidad para albergar hasta 70 familias. En los últimos cinco años se han beneficiado más de 4.000, en la mayoría de los casos madres y sus hijos enfermos, provenientes de 25 departamentos de Colombia”, asegura Alba Lucía Rivero, coordinadora de Shoko. 
 
Tais Manjarrés es una de las madres que actualmente se encuentra en la Casa Hogar de Villabel. Una ecografía le reveló que su hijo, quien estaba por nacer, tenía una anomalía en el corazón. “Venimos desde Montería (Córdoba) con mi niño Thiago, de un mes de nacido, para que fuera operado en la FCV. Aquí llegué directamente a la Fundación Montañas Azules, donde he recibido un apoyo incondicional”, dice.
 
Además de todo el soporte institucional, los pacientes y sus acompañantes encuentran apoyo en las otras familias que pasan por situaciones similares. Doris Tenganán está en Bucaramanga con su hijo de 14 años, quien está siendo atendido en el Hospital Internacional de Colombia (HIC) por una malformación arteriovenosa en su rostro. “El proceso con mi hijo ha sido largo, pero siempre he contado con el respaldo de Montañas Azules. A pesar de venir desde un lugar tan lejano como Ipiales (Nariño) me siento como en casa porque con las otras familias pasamos juntos muchos momentos y nos damos aliento para continuar”, señala. 
 
Con cada compra en Shoko, se está aportando al bienestar de una familia que necesita de todo el apoyo posible para cuidar de su salud. “Todos pueden aportar su granito de arena. Tenemos la capacidad de entregar pedidos individuales y corporativos, con personalización si así se requiere. Siempre el objetivo será ayudar”, explica Rivero sobre el portafolio de Shoko que se puede consultar en www.montanasazules.com
Image

Imprimir   Correo electrónico