FCV, reconocido como el mejor hospital latinoamericano en el manejo de ECMO

Image
  • El sistema de Oxigenación por Membrana Extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés) es una tecnología que reemplaza la función del pulmón de forma temporal y ayuda a la recuperación de pacientes COVID-19 que no responden favorablemente a la ventilación mecánica.
  • ELSO, la organización que reúne a todos los hospitales del mundo que emplean la terapia ECMO, entregó a la FCV el reconocimiento como Centro de Excelencia Categoría Platino, la distinción de mayor nivel a la que pueden aspirar los centros que ofrecen esta terapia.
  • La Unidad de ECMO de la FCV tiene actualmente la capacidad de atender a 24 pacientes de forma simultánea. Durante la pandemia se han tratado más de 150 personas con COVID-19 y se ha logrado una tasa de sobrevida del 65 %.
 
Bucaramanga, septiembre de 2021. Registrar uno de los índices más altos de sobrevida en pacientes con COVID-19 que han requerido terapia ECMO, le valió a la Fundación Cardiovascular de Colombia el reconocimiento como el mejor hospital latinoamericano en el manejo de esta tecnología, según los estándares de la Organización para el Soporte Vital Extracorpóreo (ELSO, por sus siglas en inglés).
 
En medio de la pandemia, la UCI ECMO de la FCV ha recibido más de 150 pacientes y ha logrado una tasa de sobrevida del 65% en personas que tenían altas probabilidades de fallecer. Este y muchos otros factores fueron determinantes para que la ELSO, entidad que reúne a todos los centros que brindan el servicio de ECMO, le otorgara a la FCV el reconocimiento como Centro de Excelencia Categoría Platino, su distinción más alta y que actualmente solo tienen 32 hospitales en el mundo (la FCV es el único de Latinoamérica). 
 
“La unidad de ECMO de la FCV nació en 2007 y fue una de las primeras en América Latina. Cuando empezamos podíamos atender a cuatro pacientes simultáneamente, entre adultos y niños. Al inicio de la pandemia nuestra capacidad era de nueve pacientes y tras un gran esfuerzo logramos ampliar a 24. Actualmente somos la unidad ECMO más grande de Latinoamérica”, afirma Leonardo Salazar Rojas, director del Programa ECMO y Corazón Artificial de la FCV. 
 
Para lograr la ampliación, además de la adecuación de nuevos espacios y la adquisición de equipos, fue necesario crear un programa de entrenamiento en ECMO, en el que participaron 130 personas entre especialistas en medicina crítica, terapeutas y enfermeras. 
 
“Nuestro objetivo es brindar una atención integral porque nuestra misión va más allá de que el paciente sobreviva. Trabajamos para que la persona se recupere de la mejor forma y pueda integrarse rápidamente a su comunidad y familia. Este enfoque del manejo del paciente fue también muy valorado por la ELSO”, señala Olga Moreno Calderón, gerente de la FCV. 
 
Todo el proceso de preparación ha sido vital para que el equipo esté listo para afrontar los picos de la pandemia, en los que la demanda de ECMO es muy alta y se registran hasta 70 pacientes en lista de espera por una cama. “En este momento es menos dramática la situación, con tres o cuatro personas en espera, pero nuestra ocupación sigue al 100 % desde agosto del 2020”, asegura Salazar Rojas. 
 
El ECMO en la pandemia de COVID-19 
 
Los pacientes que deben ser considerados para ECMO (siglas en inglés de Sistema de Oxigenación por Membrana Extracorpórea) son aquellos que se encuentran en cuidados intensivos, con ventilación mecánica y que a pesar de que se está usando el máximo de la terapia médica convencional siguen oxigenando mal. Estas personas deben ser evaluadas de manera temprana y oportuna por personal con conocimiento y entrenamiento en ECMO porque la terapia brinda ayuda cuando se emplea de manera oportuna.
 
Lo que hace el ECMO es funcionar como una especie de pulmón artificial. ¿Cómo lo logra? La máquina se conecta al paciente a través de dos ‘mangueras’ de goma (cánulas). La primera de ellas extrae la sangre desde una vena para oxigenarla y limpiar el dióxido de carbono con la ayuda de una membrana especial, y la otra la devuelve al sistema circulatorio tras el proceso. Cuando esta segunda cánula se conecta a una vena, se brinda asistencia respiratoria, pero si se conecta a una arteria puede proporcionar un soporte cardiorrespiratorio.
 
Aunque esta técnica no es una cura frente al COVID-19, es una opción que ayuda a ganar tiempo para que los pacientes graves recuperen su mejor condición. “Las personas que requieren ECMO por COVID-19 necesitan en promedio tres o cuatro semanas de terapia para desinflamar el pulmón. Cuando liberamos una de las consolas empezamos inmediatamente todo un proceso para elegir bajo el mejor criterio médico a la persona que recibirá el beneficio. Nuestro propósito siempre es salvar la mayor cantidad de vidas”, explica Salazar Rojas. 
 
Acerca de ELSO 
 
La Organización para el Soporte Vital Extracorpóreo (ELSO, por sus siglas en inglés) es una organización sin ánimo de lucro fundada en 1989 por el creador del ECMO, el médico estadounidense Robert H. Bartlett y otro grupo de especialistas para llevar un registro del uso de esta tecnología en el mundo. 
 
Actualmente más de 400 hospitales integran la red de ELSO, que promueve la educación, la investigación y la calidad, mediante la evaluación de resultados. Para incentivar la excelencia, la organización entrega tres certificados: Plata (en camino a la excelencia), Oro (resultados destacados) y Platino, que reúne los estándares más exigentes. 
 
En 2018 la FCV fue el primer hospital colombiano en recibir el reconocimiento como Centro de Excelencia Oro y hoy, tres años después, es pionera en Platino.

Imprimir   Correo electrónico