FCV recibe acreditación internacional como centro de excelencia de infarto

Image
 
  • La Joint Commission International (JCI), el ente acreditador en salud más exigente en el mundo, otorgó a la FCV el reconocimiento como Centro de Excelencia en Infarto por cumplir los más altos estándares de calidad en la atención del paciente.
  • El infarto agudo de miocardio representó el 90,8% de las causas de muerte en Colombia por enfermedades isquémicas del corazón en el 2020, según el Dane.
  • La tasa de mortalidad por enfermedades isquémicas del corazón aumentó en 2020 en Santander: por cada 100.000 habitantes murieron 92,4 personas. En 2019 la tasa se ubicó en 81,2.
Bucaramanga, septiembre de 2021. Cada año, el Instituto Cardiovascular de la FCV atiende un promedio de 580 pacientes por infarto agudo de miocardio, enfermedad que a pesar de ser prevenible es una de las principales causas de muerte en Colombia. 

De acuerdo con el reporte más reciente del Dane, el año pasado fallecieron 40.759 personas por esta patología, que representó el 13,6% del total de defunciones (299.306) en el país. Únicamente el COVID-19 cobró más vidas (50.753 casos identificados). Aunque la tasa de fallecimiento por enfermedades isquémicas del corazón en Santander no está entre las 10 más altas del país (el listado lo lidera Tolima con 165,4 muertes por cada 100.000 habitantes), sí hubo un incremento entre 2019 y 2020, al pasar de 81,2 a 92,4. 

“Cuando ocurre un infarto, el tiempo en la atención es oro. Parte de la razón para que la mortalidad sea tan alta es que los pacientes no reconocen sus síntomas o a pesar de manifestar un dolor torácico, que se irradia a mandíbula, cuello u hombros, deciden no ir al hospital”, asegura Ivonne Cañón, cardióloga y líder del Centro de Excelencia en Infarto Agudo de Miocardio de la FCV. 

Además de reaccionar oportunamente ante los síntomas, es importante acudir a un centro especializado en el manejo de infarto para que se pueda hacer un rápido diagnóstico y se proceda con la mejor estrategia de tratamiento. En la FCV la tasa de mortalidad en estos pacientes es inferior al 4,7 %, resultado que se compara con los mejores del mundo y que le valió al hospital el reconocimiento como Centro de Excelencia en Infarto por parte de la Joint Commission International (JCI), el ente acreditador en salud más exigente en el mundo. 

“Contamos con un equipo multidisciplinario conformado por médicos generales, internistas, intensivistas cirujanos cardiovasculares, cardiólogos, hemodinamistas, jefes de enfermería, auxiliares de enfermería, psicólogas, personal de nutrición, trabajo social y rehabilitadoras cardíacas para brindarle la mejor atención a los pacientes”, afirma Cañón. 

¿Qué es un infarto y por qué es importante un diagnóstico rápido? 

El dolor en el pecho ocasionado por infarto se presenta porque las células del corazón sufren la falta de oxígeno y nutrientes, componentes que llegan a través de la sangre que viaja por las arterias. Sin embargo, cuando estas se obstruyen por acumulación de colesterol o la presencia de algún coágulo de sangre, el suministro se interrumpe. 

Si la obstrucción de la arteria es completa, el diagnóstico se conoce como infarto agudo al miocardio con elevación del ST. “En este tipo de infarto, que consideramos el más peligroso, la función del corazón empieza a caer exponencialmente después de la primera hora. Pasadas las 12 horas, la posibilidad de recuperar la función normal del corazón baja ostensiblemente”, explica José Federico Saaibi, jefe de cardiología y hemodinamia de la FCV.  

Cuando se identifica este tipo de infarto, lo más importante es abrir la arteria que está provocando el problema. “En estos casos se realiza una angioplastia coronaria: un procedimiento en el que usamos una guía (especie de alambre) para atravesar el tapón que causa la obstrucción y restaurar el flujo sanguíneo”, señala Saaibi. En ocasiones, se hace necesario una cirugía de corazón para reemplazar la arteria afectada, pero son los casos menos frecuentes. 

El otro tipo de infarto, en el que la obstrucción de la arteria es parcial y no total, se denomina infarto sin elevación del ST. Aquí, dependiendo del estado del paciente, es posible restablecer el paso de la sangre únicamente con la ayuda de medicamentos. 
“En la FCV tenemos varios objetivos en la atención de los pacientes con infarto. Inicialmente que no transcurran más de 10 minutos entre su llegada y la toma del electrocardiograma, con el que identificamos el tipo de infarto. Después, lo fundamental es devolverle la sangre al corazón, aliviar el dolor y prevenir y tratar las complicaciones que se puedan presentar”, sostiene el jefe de cardiología y hemodinamia de la FCV. 
Image

Imprimir   Correo electrónico