Banco de tejidos de la FCV desarrolla producto para la regeneración ósea

Image
  • La FCV se convierte en uno de los únicos tres bancos en el país que distribuye matriz ósea desmineralizada, producto que estimula a las células para crear hueso sólido. 
  • El Banco de Tejidos de la FCV también logró autorización para disponer de parche de pericardio humano liofilizado, empleado en el campo odontológico.
  • Los nuevos productos de la FCV se desarrollan a partir de tejido humano de donantes cadavéricos. 
 
Bucaramanga, agosto de 2021. El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) le otorgó al Banco de Tejidos de la FCV la recertificación en Buenas Prácticas y el aval para la distribución de dos nuevos tipos de tejidos, útiles en diferentes procedimientos de ortopedia, traumatología y odontología. 
 
Uno de estos tejidos es la matriz ósea desmineralizada: hueso molido que favorece la regeneración ósea. De acuerdo con Sandra Sanabria, directora técnico-científica del Banco de Tejidos de la FCV, este producto se emplea en “aquellos procedimientos en los que ha habido una pérdida grande de tejido óseo, como en la reconstrucción de columna, y se hace necesario estimular al cuerpo para formar hueso sólido”.
 
Otro uso común se da en el campo de la odontología cuando se requiere generar hueso para cubrir el espacio resultante tras la remoción de un quiste. “Para las células es muy difícil construir hueso de la nada. Este polvo se ubica en la zona que se requiere y entrega al cuerpo los insumos que necesita”, explica Sanabria.
 
El Banco de Tejidos de la FCV también amplió su portafolio con la producción de parche de pericardio humano liofilizado, utilizado como soporte para implantes dentales. “Al realizar un implante en una zona con poca disponibilidad ósea, este no va tener una estabilidad primaria y posiblemente puede perderse. Ante esto es indispensable poner hueso y alrededor una barrera que permita su consolidación. Esta tarea la cumplen estas membranas”, señala Anne Alejandra Hernández Castañeda, odontóloga especialista en periodoncia de la Universidad Santo Tomás. 
 
Con la aprobación reciente del Invima, el Banco de Tejidos de la Fundación Cardiovascular de Colombia tiene autorización para el rescate de 81 diferentes tipos de tejidos, entre cardiovasculares, osteomusculares, membrana amniótica y piel.
 
La innovación, una bandera del Banco de Tejidos de la FCV 
 
El proyecto de formación del Banco de Tejidos se inició en 2005, como una respuesta al compromiso social de la FCV con el país. En 2008, la institución obtuvo su primera certificación para tejidos cardiovasculares y en 2018 fue reconocido como el primer banco multitejidos de Colombia por el Invima. 
 
El trabajo desarrollado a lo largo de los años ha aportado significativamente a áreas de la salud como cirugía cardiovascular, ortopedia, trauma, neurocirugía y odontología. Todo este esfuerzo fue reconocido en 2020 por la Cámara de Comercio de Bucaramanga, que otorgó al banco el Premio Innovadores de Santander en la categoría de Ciencia y Tecnología. 
 
“La demanda de estos productos es muy alta y los procesos para preservarlos o desarrollarlos son complejos. La matriz ósea desmineralizada que se usa en Colombia, por ejemplo, en su gran mayoría es importada. Nosotros trabajamos para aportar al desarrollo local y así mejorar la calidad de vida de más pacientes”, asegura la directora técnico-científica del Banco de Tejidos de la FCV

Imprimir   Correo electrónico