Blog

Cita con tu bienestar

Autocuidado de la mujer: más allá de los estigmas

Image

"Vanidad" así suelen referirse muchas veces a las prácticas de autocuidado que emplea la comunidad femenina como parte de su bienestar emocional y físico. Aunque este término suele confundirse, las motivaciones y efectos que yacen en la conceptualización que arropa su significado pueden ser totalmente diferentes. Recordemos que los estigmas sociales lamentablemente han contribuido a la preocupación excesiva por la apariencia física y la admiración individual de la mujer, más que un tema de belleza se desborda a una problemática por la constante validación sobre el cuerpo o la apariencia femenina dentro de los escenarios sociales

El verdadero significado de autocuidado femenino es ajeno a los comportamientos superficiales y obsesivos que están influenciados por los estereotipos fantasiosos de belleza que ha creado la sociedad. El autocuidado construye acciones saludables y conscientes que promueven la calidad en el bienestar emocional, físico y mental de una mujer. Los efectos de esta práctica van enfocados a mantener un equilibrio en la salud y la belleza, sin tener en cuenta los estándares físicos que se han mal construido en redes sociales o escenarios de belleza que están alejados de la realidad.

El cuidado individual de la mujer va más allá de las expectativas colectivas. Ninguna mujer puede ser obligada a cumplir con tipos de bellezas estandarizadas, empezando porque cada cuerpo es diferente, cada mente tiene una percepción y cada mujer tiene una historia. Es fundamental centrar el autocuidado en el bienestar y la salud de la mujer, sin embargo puede variar según las necesidades y circunstancias de cada una; no hay que imponer un estilo correcto para accionar el autocuidado, de hecho no existe una sola forma verdaderamente perfecta para practicarlo. La importancia radica en encontrar lo que a cada una le funcione mejor, es decir, individualmente el cuerpo y la mente encontrará lo que más se acomode a su esencia.

Image

El autocuidado promueve prácticas sanas que ayudan también a la autoconciencia femenina, a tener un poco más de responsabilidad con ellas mismas, incluyendo la búsqueda del amor propio, sin desenfocarse de los objetivos propios. Si de bienestar y salud se trata, aquí te compartimos algunos consejos en los que podrás poner en práctica el autocuidado de manera autónoma y consciente, sin tener en cuenta la aceptación de tu cuerpo por parte de otras personas. Con aceptarlo individualmente basta.

Prioridad a la salud física, un aspecto que incluye mantener un estilo de vida equilibrado, practicar actividad física regularmente con ayuda de rutinas sólidas, según los efectos que requieras obtener. Recuerda dormir lo suficiente e inicia con controles y exámenes médicos preventivos.

Es importante reconocer y exteriorizar las emociones de manera saludable, reprimirlas solo generará estancamiento y frustración a nivel emocional. Esto puede implicar hablar con amigos, familiares o un terapeuta, practicar la meditación o técnicas de relajación y dedicar tiempo a actividades que generen alegría y satisfacción personal. El acompañamiento de un profesional en salud mental es indispensable para proyectar el bienestar emocional del cuerpo. Una mente sana, estimula estilos de vida sanos.

Decir "no" cuando sea necesario, es parte de la construcción personal femenina, establecer límites sanos forma parte del bienestar de cada una, sobre todo si se tiene claro el valor como mujer. Esto aplica para las relaciones personales y profesionales, siendo esencial para proteger el bienestar emocional y mental.

Image

Promover el autocuidado sexual. Es fundamental educarse sobre la salud sexual y reproductiva, practicar sexo seguro, comunicarse abiertamente con la pareja sobre las necesidades, sin generar incomodidad. Comunicar los deseos sexuales, o las inconformidades sobre este tema en relación a la vida sexual de la mujer y su pareja; en caso de no llegar a acuerdos lo recomendado es buscar ayuda profesional si es necesario.

Buscar apoyo colectivo, es una alternativa para desarrollar criterios responsables. La participación en grupos de apoyo, redes sociales o comunidades en línea puede proporcionar un sentido de pertenencia y conexión, así como oportunidades para compartir experiencias y recursos.

Autocuidado a nivel espiritual, cuidar el interior se refleja a través de lo exterior. Esto puede implicar participar en prácticas religiosas o espirituales, conectarse con la naturaleza, practicar la gratitud y reflexionar sobre el propósito y el significado de la vida. Existen muchas técnicas para conectar espiritualmente con nuestro interior, la idea es instruir en profesionales que aborden estas prácticas y proporcionen información sobre estos temas.

Fomentar el autocuidado financiero: Aprender sobre finanzas personales, establecer metas financieras realistas, presuponer y ahorrar pueden ayudar a reducir el estrés relacionado con el dinero y promover la estabilidad financiera a largo plazo.

Si eres mujer y deseas empezar a enfocarte un poco más en el bienestar propio de tu salud y belleza, en el programa Cuidamos Vidas de la FCV, somos tu mejor aliado. Accede a los miles de beneficios que te ofrecemos a través de nuestros servicios adquiriendo el carnet Cuidamos Vidas, brindándote la mejor experiencia en el cuidado de la salud. Recibe descuentos especiales en los servicios médicos no quirúrgicos y exámenes médicos, así podrás mantener un balance no solo al cuidado de tu salud, sino también de tu belleza. Un cuerpo y una mente sana es la mejor forma de resaltar la belleza.

Ver todos
Ver todos