Blog

Cita con tu bienestar

¡Regresar al trabajo y continuar con la lactancia materna SÍ es posible!

Image

Volver al trabajo y retomar la vida laboral después de haber dado a luz puede implicar muchos desafíos para la madre, el bebé e incluso la familia; sin embargo, mediante algunas estrategias y planificaciones, de acuerdo con las necesidades individuales de cada madre y la comunicación abierta con los empleadores, será posible continuar la bella labor de la lactancia materna combinado con una vida laboral

La mala nutrición en la primera etapa de la vida de un bebé puede ocasionar daños irreversibles en el crecimiento físico y el desarrollo cognitivo a, diferencia, de disfrutar de una buena y sana alimentación. La leche materna se considera una completa y equilibrada fuente de alimento para los pequeños, ofrece los nutrientes necesarios y protege de distintas enfermedades. Se estima que la lactancia materna puede prevenir aproximadamente 800 mil muertes infantiles cada año y las mujeres que amamantan tienen un 26% menos de riesgo de tener cáncer de mama y un 37% de cáncer de ovario

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a las madres amamantar a sus bebés exclusiva y principalmente en los primeros seis meses de vida y, después, ir introduciendo poco a poco alimentos complementarios que cumplan con la nutrición segura y adecuada. Se aconseja que la labor de lactancia se lleve a cabo hasta los dos años o más, aunque muchas madres seguramente se estarán preguntando ¿cómo puedo seguir manejando la lactancia al regresar a mi vida laboral? aquí exploraremos algunas alternativas que pueden ayudar con éxito en la transición de esta nueva etapa. 

Planificar adecuada y anticipadamente 

Actualmente, existen leyes o normas que tienen como objetivo proteger la lactancia y la maternidad de las mujeres trabajadores, por lo que la mayoría de los empleadores tienen dentro de sus organizaciones planes de acciones, que incluyen espacios y tiempos propicios -según la necesidad- para la lactancia materna. Asegúrate antes de retornar a tus labores, investigar sobre estas políticas internas y planificar con éxito los horarios de extracción. 

Extraer la leche con regularidad 

Debes extraer la leche en tu jornada laboral con la misma frecuencia en la que amamantas a tu bebé. Esto permite continuar con la producción de leche y al mismo tiempo con la evacuación de esta. Es necesario equiparte con herramientas fáciles, seguras y limpias, como las bombas eléctricas o manuales y recipientes de almacenamiento aptos para alimentos. 

Image

Almacenar correctamente 

Un almacenamiento exitoso de la leche materna dependerá del recipiente y la temperatura adecuada que uses en el momento. Utiliza bolsas o recipientes diseñados específicamente para esta función, puedes usar de plástico o vidrio, siempre y cuando estén libres de bisfenol A, etiquétalos con fecha para garantizar su frescura. Recuerda que a temperatura ambiente puede durar alrededor de 2 horas, en el refrigerador aproximadamente 12 horas y en el congelador cerca de 15 días.

Una buena hidratación y alimentación es clave 

Toda madre que amamanta necesita tener una buena hidratación y una adecuada alimentación para mantener una producción saludable de leche. Bebe suficiente agua durante el día, aun en tu jornada laboral y consume alimentos nutritivos que proporcionen una dieta rica y equilibrada. Si tienes dudas respecto a cómo alimentarte puedes consultar a un especialista quien podrá orientarte. 

Comunicación abierta con tu empleador 

Una abierta y sincera comunicación con tu empleador puede cambiarlo todo desde el principio. Platicar con anticipación tus horarios y descansos flexibles sobre la lactancia y otras necesidades hará que sea mucho más fácil esta nueva etapa para ti y tu bebé. Seguramente encontrarás el apoyo y bienestar que necesitas para lograrlo.

Mantén el vínculo con tu bebé 

Pensar en regresar al trabajo implica separarse del bebé, esto genera estrés e incomodidad tanto para la madre como para el bebé, ya que la lactancia materna no solo es una fuente de nutrición sino también un vínculo emocional que proporciona seguridad y tranquilidad. Asegúrate de seguir manteniendo esta conexión al regresar a casa, siempre que puedas, ya sea en las noches o los fines de semana. 

Apoyarse en la familia y amigos 

No tengas miedo de pedir ayuda cuando sea necesario, no se trata de ser una súper mamá sino de ir paso a paso en lograr combinar la lactancia con una carrera profesional, pues no son incompatibles; se requiere de apoyo adecuado, planificación cuidadosa y comunicación honesta. Apoyarte en quienes confías puede dar tiempo de calidad para ti y la lactancia.

Image
Ver todos
Ver todos