¿Qué es el Síndrome de Asperger y cuáles son sus señales de alarma?

De acuerdo con el Centro Para El Control y La Prevención De Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, uno de cada 59 niños cuenta algún Trastorno del Espectro Autista (TEA), un grupo de condiciones caracterizadas por la alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje.

Los TEA aparecen en la infancia y tienden a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. En la mayoría de los casos se manifiestan en los primeros 5 años de vida.

Uno de los TEA más frecuente es el Síndrome de Asperger, condición que si se identifica desde edades tempranas. Sin embargo, detectarlo de forma temprana permite iniciar con terapias que ayudan a maximizar las fortalezas y capacidades de los pacientes, logrando un adecuado desenvolvimiento social y aprendizaje.

Image

¿Cuáles comportamientos en los niños podrían ser señales de alerta para los padres?

1. Intereses restringidos

Son niños que se interesan y profundizan en campos que no son muy peculiares en los neurotípicos como los dinosaurios, automóviles, números o los planetas. Conocen de forma muy detallada todas sus características y se obsesionan con este tema u objeto único hasta excluir cualquier otro.

Reúnen grandes cantidades de información factual sobre su tema favorito y lo hablarán incesantemente, pero su conversación parece una colección de hechos y estadísticas al azar, sin un fin o conclusión.

2. Alteración en el lenguaje expresivo

Presentan una alteración en cuanto al ritmo y la pronunciación. La entonación y prosodia de su voz puede parecer robotizada o con acento extranjero (ej: mexicano). Aunque esta alteración no hace parte del criterio diagnóstico, es muy frecuente que se presente y es un comportamiento para consultar.
Image

3. Dificultad para la socialización

Las dificultades para la socialización empiezan desde edades muy tempranas. La ausencia de contacto visual o la incapacidad para reconocer los deseos y necesidades de los demás son frecuentes en los niños con Síndrome de Asperger.

4. Sensibilidad sensorial

Algunas texturas causan sobrestimulación y pueden generar molestias o irritabilidad. Lo mismo ocurre con luces o ruidos fuertes. La reacción ante estas incomodidades suelen ser fuertes pataletas.

5. Necesidad de rutinas

La falta de rutinas establecidas para sus actividades diarias los puede desconcertar. Son muy dados a cumplir con sus horarios y cualquier cambio de último momento puede desestabilizar sus emociones.

Al ser una condición relativamente frecuente en nuestro medio, si se identifica la presencia de alguna de estas señales anteriormente mencionada, lo más importante es consultar con especialistas y en caso de confirmarse el diagnóstico el mejor camino es la aceptación, la capacitación y apoyo para padres, con entrenamiento en técnicas de comportamiento para usar en el hogar y el acompañamiento en sus terapias.

Los niños con síndrome de Asperger no tienen una condición que deteriore gravemente la parte motora, pero sí tienen dificultades para las relaciones interpersonales. Ayudarlos en su proceso e identificar sus habilidades para potencializarlas son grandes aportes que padres, familiares y cercanos pueden hacer para que los niños tengan el mejor desarrollo.

Artículos Populares


Imprimir   Correo electrónico