Fundación Cardiovascular de Colombia

Blog

Cita con tu bienestar

Migraña: síntomas, complicaciones y tratamiento

Image

Una migraña es mucho más que un fuerte dolor de cabeza. Se trata de un ataque repentino de dolor punzante que puede durar horas, e incluso, varios días –usualmente, suele ser de cuatro a 72 horas–. Por lo general, ocurre en un lado de la cabeza; y aunque algunas personas tienen migrañas de manera ocasional, otras lidian con episodios repetidos. Cabe destacar que el movimiento, la luz y el sonido agudizan el dolor y generan cansancio, náuseas, alteraciones visuales, entumecimiento y hormigueo, irritabilidad, dificultad para hablar, pérdida temporal de la visión, y muchos otros síntomas. 

Si bien hay más de 150 tipos de dolores de cabeza, divididos en dolores de cabeza primarios y dolores de cabeza secundarios, la migraña pertenece al primero de estos grupos, lo que significa que no es causada por una condición médica diferente. Hay que aclarar que los dolores de cabeza primarios son diagnósticos clínicos, por lo que no existe un análisis de sangre o un estudio de imágenes para evaluarlos, y no son síntoma de una enfermedad subyacente –contrario a lo que sucede con el segundo grupo–. Esta condición de salud, que afecta a 1 de cada 5 mujeres, y alrededor de 1 de cada 15 hombres, generalmente comienza en la edad adulta temprana. 

Ahora bien, existen dos tipos principales de migrañas: con o sin aura, y sus complicaciones pueden ser lo suficientemente graves como para enviarlo al hospital o dejarlo incómodo o mareado. Asimismo, existe un aura de migraña sin dolor de cabeza, conocida como migraña silenciosa, donde se experimenta un aura u otros síntomas de migraña, pero no se desarrolla cefalea

La migraña con aura es un dolor de cabeza recurrente que aparece después o al mismo tiempo que los trastornos sensitivos llamados aura –estos pueden ser visuales, pero también sensoriales, motores o verbales–. Dichas alteraciones incluyen destellos de luz, puntos ciegos y otros cambios en la visión; hormigueo en la mano, en el hombro, en la comisura de la boca o en la lengua; dificultad para articular palabras o problemas para entender lo que se escucha; así como parálisis parcial o total de un lado del cuerpo y una alteración de la consciencia.
Image

Consulta más información con nuestros especialistas



La causa principal de este tipo de migraña está relacionada con una actividad anormal del cerebro provocada por factores como el estrés mental o físico, falta de sueño, ruidos fuertes, cambios hormonales e ingesta de ciertos alimentos o medicamentos. 

Por otro lado, está la migraña sin aura, que no muestra señal de advertencia de que está a punto de comenzar un ataque de migraña, pero se trata del mismo dolor punzante e incapacitante. Es normal sentirse enfermo, con náuseas o tener vómitos, así como estar sensible a la luz, al sonido y a los olores. 

Si usted tiene migrañas o antecedentes familiares de la enfermedad, lo recomendable es que un neurólogo diagnostique la condición en función de su historial médico y sus síntomas. Y aunque la migraña no tiene “cura”, el dolor de cabeza podría reducirse significativamente o eliminarse por completo con el tratamiento adecuado: en estos casos se administra un tratamiento profiláctico –preventivo– o de rescate. En caso de migrañas severas, se prescriben medicamentos para reducir la duración y la gravedad cuando sea necesario. Puede llevar tiempo encontrar el mejor tratamiento, e incluso, es posible que deba probar tipos o combinaciones de medicamentos antes de encontrar los más efectivos. 

Junto con los tratamientos, revisar cambios en el estilo de vida puede ayudar con los ataques. Es importante entonces adherirse a una rutina: practicar una buena higiene del sueño, comer regularmente y a la misma hora todos los días; hacer ejercicio, caminar y mantener un estilo de vida saludable. En todo caso, lo idea será busca ayuda profesional y seguir las indicaciones pertinentes para controlar los síntomas.

Image
Ver todos

Imprimir   Correo electrónico