• La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a personas de todo el mundo y se caracteriza por convulsiones recurrentes. Estas convulsiones son episodios breves de movimientos involuntarios, que pueden perjudicar una parte del cuerpo, o su totalidad.
  • Las posibilidades de tratamiento de la epilepsia son la medicación, la cirugía y una dieta alimenticia específica. La mayoría de las veces, se aplica una combinación de las dos o tres modalidades.
  • Un grupo interdisciplinario conformado por neurólogos, neurocirujanos, neuropsicólogos, psiquiatras, radiólogos, entre otros, se encarga de tomar las decisiones para garantizar una mejora en la calidad de vida de estas personas, contemplando la cirugía como alternativa en quienes han sido diagnosticados con epilepsia refractaria −aquella que no responde al uso de medicaciones anti epilépticas−. Cabe resaltar que en el nororiente colombiano, el equipo es pionero en llevar a cabo la intervención.
  • Hasta la fecha, 36 pacientes han sido operados. Tras los buenos resultados, el Hospital Internacional de Colombia se convierte en una opción para el tratamiento de la enfermedad en locales y extranjeros.

Bucaramanga, agosto de 2017. La epilepsia es un trastorno provocado por el aumento de la actividad eléctrica de las neuronas en alguna zona del cerebro. Quien la padece, sufre una serie de ataques o convulsiones que se repiten en períodos diferentes según el tipo de epilepsia y su causa. Se considera un paciente epiléptico aquel que ha presentado más de una crisis con intervalo mayor a 24 horas en ausencia de un factor directo causal o a quien se le demuestre a través de estudios diagnósticos que las crisis se van a repetir.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente 50 millones de personas en el mundo padecen epilepsia, lo que la convierte en uno de los trastornos neurológicos más comunes. Según reportes del Ministerio de Salud y Protección Social, en Colombia, el 1.3% (632.000 Colombianos) de la población sufre la enfermedad. Por lo anterior, la medicina ha centrado sus esfuerzos en tratarla, con el objetivo de ofrecer a los pacientes una mejora significativa en su estado de salud.

Según la doctora Nhora Patricia Ruiz Alfonzo, neuróloga epileptóloga del Hospital Internacional de Colombia −HIC−, un diagnóstico cuidadoso y exacto del tipo de epilepsia que padece el enfermo es fundamental para encontrar un tratamiento efectivo. Hay muchas formas diferentes de tratar la epilepsia, “lo más importante es realizar un número de estudios previos para localizar el área que está produciendo las crisis, es decir, el foco epileptógenico. De esta manera y a través de una junta interdisciplinaria, se toma la decisión y se ofrece la mejor alternativa al paciente”.

Para el neurocirujano del HIC, Iván Dario Freire, el 70% de las personas que tienen un tratamiento adecuado, se controlan. Aún así, el médico expone que, “muchas epilepsias en Colombia y otros países, en donde los pacientes no tienen acceso tan fácil a la medicina especializada, son mal diagnosticadas y por tanto, medicadas de forma errónea, con fármacos que no son los ideales para controlar las crisis”. Por lo anterior, las personas llegan al servicio a ser evaluadas, pues la epilepsia no está respondiendo a lostratamientos. “Cabe aclarar que, en ocasiones, cuando tienen el medicamento adecuado, lo toman a una dosis que no es la óptima; y en otras circunstancias, no se apegan al tratamiento, es decir, no lo llevan a cabo de manera precisa”.

El HIC ofrece opción quirúrgica para controlar las crisis
La cirugía se establece entonces como una alternativa para quienes tienen una epilepsia que no se normaliza a pesar de los medicamentos. Vale la pena subrayar que durante los primeros 70 años del siglo XX el tratamiento quirúrgico de la epilepsia se caracterizó por períodos de florecimiento y otros de tendencia al abandono. No obstante, en las últimas tres décadas, sus resultados han venido mejorando.

“Para someter un paciente a cirugía debe existir una definición muy específica: que cuente con al menos dos esquemas de tratamiento en los que cumpla mínimo seis meses, y que haya tenido una buena adherencia a las dosis”, señala la doctora Ruiz. Si el tratamiento anticonvulsivante no controla las crisis o sus efectos secundarios son limitantes para el desarrollo normal de la persona, se trata de una epilepsia refractaria. “La decisión de que un paciente que es refractario al medicamento sea intervenido no es sólo de un médico que haga cirugía de epilepsia, sino de un grupo conformado por diferentes especialistas, encargados de ofrecer la mejor solución”, añade Freire Carlier.

Con la puesta en marcha del HIC, el grupo de Cirugía de Epilepsia Refractaria −antes localizado en la sede de El Bosque de la FCV−, traslada allí sus operaciones, y con la consolidación del Instituto Neurológico, sigue acumulando experiencia e interviniendo a pacientes con resultados satisfactorios. El servicio −único en la región−, cuenta con una unidad de registro de vídeo continuo, electroencefalografía, Unidades de Cuidado Intensivo especializadas, salas de cirugía con riesgo de infección reducido al mínimo, y el apoyo de pares internacionales en la toma de decisiones de casos difíciles; por ende, se ha constituido en principal opción para el tratamiento de la enfermedad en los habitantes del nororiente colombiano y países vecinos. “Necesitamos que los médicos se concienticen de remitirnos a los pacientes; encontramos que han pasado años sin que se determine que estas personas pudieron haber accedido a otra opción”, afirma la neuróloga.

El instituto ha recibido pacientes de diferentes lugares de Colombia. Asimismo, ha tenido buena respuesta por parte de la comunidad internacional. “Ya desarrollamos el primer caso: en el posoperatorio inmediato obtuvimos un resultado positivo. Consideramos que somos privilegiados en Latinoamérica, porque podemos ofrecerle esto a otros países cercanos”, puntualiza Ruiz Alfonzo.

El caso de una paciente panameña
Gibelis de León Torres proviene de Chiriquí, una de las diez provincias de Panamá. La niña de 12 años, fue diagnosticada con epilepsia desde que estaba muy pequeña. Inicialmente estuvo controlada; luego de llegar a la edad de cinco, empezó a tener algunas dificultades con los medicamentos. “En el 2014, dentro de los estudios a los que se somete, le descubren una lesión en el lado izquierdo del cerebro, en la región del lóbulo temporal, la cual tiene las características de un tumor de comportamiento  benigno; es decir, una masa que crece lentamente y que es la responsable, en este caso, de las convulsiones que la niña padece”, explica el doctor Freire.

De esta manera y tras evaluarla en el HIC, el equipo interdisciplinario define que es una buena candidata para cirugía, así que le ofrecen la intervención con dos propósitos: primero para controlar la epilepsia, y segundo, con el fin de retirar la lesión y a su vez llevarla a un estudio de patología, pues es necesario determinar el tipo de tumor, y si necesita que reciba manejo por el servicio de oncología. “La cirugía que lepracticamos a la niña, desde el punto de vista de epilepsia, es una de las que tiene mayores expectativas de éxito. Este procedimiento quirúrgico que se realiza en el lóbulo temporal, representa un 70% de probabilidades de que el paciente quede libre de  convulsiones; aún así, debe continuar con el medicamento dos o tres años más. En la situación de Gibelis, como se trataba de un tumor, su resección fue amplia más no total, ya que éste se extendía hacia unas regiones en las que, si interveníamos, posiblemente hubiéramos tenido problemas; no obstante la cirugía evolucionó muy bien”, manifiesta el especialista.

Argelis Torres, mamá de la paciente, se siente satisfecha con los resultados del procedimiento. Para ella, lo más importante es que la salud de la niña mejore para que pueda cumplir los objetivos que quiere llevar a cabo como una persona normal. La señora narra que durante los últimos años, el rendimiento académico de su hija no ha sido bueno, pues “aprende algo y al día siguiente ya no lo recuerda”. Además, después de las convulsiones −que se evidenciaban cuando ponía la mirada fija, empezaba a tragar saliva o se tornaba pálida−, le daba mucho sueño, lo que le dificultaba concentrarse en sus labores.

Para el doctor Freire, los ataques epilépticos tienen gran repercusión en la vida del paciente, ya que “no es capaz de desempeñarse en un trabajo, de tener una familia, y suele ser dependiente de otras personas”. Vale la pena resaltar que todas las crisis no son iguales. Según el neurocirujano, se puede perder la conciencia, caer al piso, y presentar movimientos anormales en todo el cuerpo. Hay otros ataques en los que el paciente empieza a reírse sin motivo alguno, o siente malos olores cuando en el ambiente no hay nada extraño. Existen crisis no generalizadas, es decir, la persona percibe una sensación dolorosa en un lado del cuerpo, o presenta un movimiento involuntario sólo del brazo, que luego se prolonga hasta la pierna, entre otros síntomas, con pérdida o no de la conciencia ya que la convulsión no compromete ambos hemisferios cerebrales.

Gibelis, por su parte, dice que quiere regresar al colegio, y volver a ver a sus amigas. A ella y a su familia, la han asesorado el equipo de la Oficina de Relaciones Internacionales, en todo lo que ha tenido que ver con sus diligencias médicas y administrativas. Ahora, que ya se encuentra mejor, espera volver a Panamá y retomar sus clases con normalidad. “Ésta ha sido una experiencia fantástica, teníamos mucho temor; sin embargo, el trato que hemos recibido por parte de los médicos, y la manera de explicarnos las cosas, hace que nos sintamos muy confiados. Sabemos que la niña debe seguir en controles”, manifiesta su mamá. El doctor Freire asegura que entre más temprano se realicen los estudios para determinar la condición de un paciente, éste va a lograr mayor oportunidad de tener una vida normal.

PILAR ANDREA SALCEDO AMOROCHO 316-3109705/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.
OFICINA DE PRENSA – FCV
WWW.FCV.ORG