• Desde 2014, la FCV, Fundación Cardiovascular de Colombia, realiza trasplante de riñón con donante vivo. Este tipo de donación puede darse cuando entre donante y receptor existe un vínculo afectivo y el donante sabe perfectamente a quién va dirigida su donación; o bien, cuando éstos no se conocen y la donación se genera de manera altruista.
  • El trasplante de riñón con donante vivo permite acortar de forma clara el tiempo previo del paciente en diálisis, y de acuerdo con estudios, ofrece mejores resultados en cuanto a la supervivencia del receptor y la del injerto.
  • La FCV es pionera en llevar a cabo esta intervención en el nororiente del país, y a la fecha, según datos de la clínica, registra la mayor cantidad de procedimientos con altos índices de éxito; además, es la única institución en Colombia que realiza la extracción vaginal del órgano, en el caso de las mujeres. Durante el último mes, se han trasplantado satisfactoriamente dos pacientes mediante la técnica.

Bucaramanga, mayo de 2017. Gerly Paola Hernández es una joven de 23 años. El pasado 19 de abril fue trasplantada. En 2015, a Gerly le dictaminaron insuficiencia renal; al año, fue diagnosticada con lupus −una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo, como la piel, las articulaciones y la mayoría de los órganos y tejidos−. Vale la pena mencionar que más de la mitad de las personas que padecen lupus sufren de problemas renales, los cuales se manifiestan a través de hipertensión arterial, hinchazón en tobillos y piernas, e incapacidad de los riñones de filtrar adecuadamente las toxinas y otras sustancias de desecho de la sangre.

Gerly se mantuvo en diálisis dos años, mientras se convertía en candidata óptima para trasplante. La terapia, que se utiliza como alternativa tras la pérdida de la función renal, elimina los líquidos de la sangre y ayuda a mantener el equilibrio en el organismo corrigiendo los niveles de diversas sustancias tóxicas. Cabe resaltar que sin diálisis, los pacientes con insuficiencia renal terminal morirían como consecuencia de la acumulación de dichas toxinas.

“Cuando estuve en diálisis, experimenté deterioro físico y emocional; bajé de peso, me salieron manchas en la piel, me sentía cansada y con mareo”, manifiesta Gerly. La joven cuenta que tuvo que aplazar un año de estudio, pues por el tratamiento debía faltar a muchas de sus clases. “Me sometía a diálisis tres veces por semana y no podía hacer mi vida normal, como antes”.

En agosto de 2016 llegó a la FCV y fue atendida en el programa de Trasplante Renal y Hepático. Tras una serie de estudios que le realizaron para confirmar si podía recibir un órgano que mejorara su calidad de vida, la señora Nohora Tavera, su madre, decidió ser la donante, en la modalidad de Trasplante Renal con Donante Vivo. Para el urólogo Wilmer Rivero Rodríguez, esta opción es ideal, pues el paciente acorta su tiempo de espera hasta el trasplante −reportes del Instituto Nacional de Salud señalan que a septiembre del año pasado, 2.085 personas estaban en lista para trasplante de riñón−.

De acuerdo con la enfermera jefe del servicio, Ingrid Daza Vanegas, otra de las ventajas que se evidencian es que el lapso de isquemia fría, o de enfriamiento del tejido, órgano o parte del cuerpo después de que el suministro de sangre se ha reducido o interrumpido, es mucho menor cuando hay donación en vida que cuando se realiza en muerte encefálica, lo que permite que mejore la función y supervivencia del injerto. En el primer caso, este momento oscila entre 30 y 40 minutos: lo que se demoran en sacar el órgano y prepararlo para el trasplante; en el segundo, suele ser de 12 a 16 horas, necesarias para desarrollar las pruebas de compatibilidad.

En estas situaciones, puede haber trasplante

El doctor Rivero Rodríguez señala que el estudio del donante vivo potencial se puede hacer tomando el tiempo que se requiera para asegurar su viabilidad; en este tipo de trasplante, existe una muy buena afinidad entre donante y receptor, específicamente entre hermanos idénticos, padres-hijos y hermanos semi idénticos; asimismo, la inmunosupresión del receptor puede iniciarse de forma anticipada ya que se conoce la fecha exacta de la intervención.

Según un artículo publicado por la Revista Nefrología Digital, la donación directa aquélla en la que donante y receptor mantienen un vínculo afectivo, además de efectuarse entre quienes están genéricamente relacionados, también puede darse entre matrimonios, padres adoptivos y cuñados. La donación indirecta, por su parte, que no conlleva lazos de cercanía y en la mayoría de ocasiones, ambos no llegan a conocerse, implica la donación altruista, que se basa en el deseo voluntario de la persona para ceder uno de sus riñones. La asignación del mismo viene dada por la Red Nacional de Trasplantes, que determina cuál es el receptor más adecuado atendiendo a un sistema de puntuaciones basado en criterios médicos.

El doctor Rivero expone que aunque la ley 1805 de 2016 −que entró en vigencia en febrero pasado− está tratando de mejorar el panorama de la donación, nunca van a ser suficientes los órganos donados para quienes están falleciendo por alguna enfermedad; “por eso el trasplante de donante vivo permite que haya un mayor número de pacientes que salen adelante de su problema de salud, con los mejores índices de éxito”.

“El mes pasado tuvimos el caso de dos madres que querían donarle un riñón a sus hijas; así que se les hizo la cirugía de extracción del órgano por laparoscopia, una técnica de mínima invasión que busca que el paciente se recupere rápidamente, que las heridas de la cirugía sean más pequeñas, y que el riesgo de sangrado sea menor”, manifiesta el especialista. Para el doctor, es importante acotar que cuando se opera a un paciente sano, como el donante, debe garantizarse su vida, su salud, y que permanezca el menor tiempo posible hospitalizado.

A lo anterior se suma que la extracción del riñón, en las mujeres, se lleva a cabo vía vaginal. “La FCV es la única institución en Colombia que ha incursionado en este tipo de procedimiento. De esta manera tratamos de que no queden marcas a nivel abdominal, y que a las 24 horas la paciente ya pueda estar en su casa; por ende las complicaciones que hemos tenido han sido mínimas”.

Apreciaciones luego de la cirugía

Para Matilde Areniz, madre de Esmeralda Villamizar, otra de las pacientes recientemente trasplantadas, la cirugía fue un éxito y la recuperación, excelente. “Yo ya tenía una cicatriz de cesárea, y por allí mismo me hicieron el explante. Al principio sentí el estómago inflado, pero al poco tiempo de la intervención, pude retomar mis actividades con normalidad”.

Nohora Tavera, por su parte, relata que en ningún momento dudó de su decisión: “Para mí era muy doloroso ver a mi hija pegada a una máquina, y aún más sabiendo que yo podía ayudarla, recibí la explicación pertinente para confiar en la cirugía, y todo salió bien, seguimos bien”. Por el momento, ambas continúan en recuperación. Para Gerly, el trasplante ha sido un cambio de vida, “me he sentido más anímica, mi familia me ha dicho que he mejorado mucho; ya no me veo llena de agua, ya no siento ahogo en las noches. Y lo más importante, ya puedo satisfacer mis necesidades básicas, como tomar líquido en la cantidad que quiera y orinar”.

A la fecha, la FCV ha realizado 11 trasplantes de riñón con donante vivo. “Estamos trabajando para aumentar los índices de trasplante sabiendo la cantidad de pacientes que necesitan, a nivel nacional, este tipo de herramientas para mejorar su salud”, concluye el doctor Wilmer Rivero.

PILAR ANDREA SALCEDO AMOROCHO

Contacto: 316-3109705/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

OFICINA DE PRENSA – FCV