El complejo médico consolida instituto relacionado con la salud de la población femenina, el cual incluye diagnósticos y tratamientos especializados.

Bucaramanga, noviembre de 2016. Instituciones como el HIC − Hospital Internacional de Colombia, han centrado parte de su trabajo en afianzar servicios dedicados exclusivamente al cuidado de la mujer, con el objetivo de ofrecer diagnósticos tempranos de patologías que tienen una presencia determinante en la población femenina. El hospital ha adquirido equipos de última generación con el fin de llevar a cabo dichos análisis.

Cáncer de mama

Últimos reportes del Ministerio de Salud y Protección Social, indican que el cáncer de mama es una enfermedad de ascenso en el país. Las alarmantes cifras, que registran un número de 2.649 muertes al año, han hecho que la patología se convierta en un problema de salud pública. Ante esto, el Gobierno Nacional ha emprendido constantes esfuerzos por implementar estrategias que reduzcan su diagnóstico tardío.

De acuerdo con el informe, publicado en 2014, iniciativas gubernamentales pretenden realizar un entrenamiento continuo a médicos generales y especialistas en técnicas para la detección temprana del cáncer y el manejo de la patología mamaria maligna. Asimismo, buscan capacitar a radiológos y técnicos de imágenes diagnósticas en el control de calidad de la mamografía. Según la médica radióloga del HIC, Sandra Marcela Gómez Cruz, profesionales del complejo hospitalario están acreditados en el tema; los doctores han participado en cursos específicos de calidad mamográfica tanto dentro como fuera del país, lo que permite entregar a las pacientes, diagnósticos certeros.

Para la detección del cáncer de mama, la institución en mención tiene un mamógrafo con tecnología de tomosíntesis. En palabras de la doctora Gómez, “esto nos permite hacer lo que comúnmente se conoce como mamografía 3D: una observación en mayor detalle de todos los componentes del seno, con ventajas especiales en aquellos que son densos –es decir, en mamas que tienen bastante tejido glandular–“. Asimismo, agrega que la herramienta es ideal para el estudio de pacientes con prótesis mamarias, “porque podemos ver específicamente áreas anatómicas que ocultan los implantes en las mamografías convencionales”. Si bien es cierto que el procedimiento en equipos médicos tradicionales puede resultar doloroso, vale la pena mencionar que otra de las “bondades” que éste tiene, es su menor grado de compresión, por lo que disminuye esa sensación de incomodidad.

Debido a que el cáncer de seno reemplazó en los últimos años al de cérvix, como la primera causa de cáncer de mujeres en Colombia, se han incrementado el número de campañas para su diagnóstico temprano. “Por eso es tan importante hacerse la mamografía, y mejor aún, en equipos con muy buena tecnología que irradien poco a la paciente”, señala la especialista. El aparato, que percibe lesiones con sospecha de malignidad, tiene la capacidad de hacer biopsias guiadas por estereotaxia, método invasivo que ayuda a localizar una anormalidad en el seno, extrayendo una muestra de tejido para su examen bajo el microscopio. La técnica evalúa las calcificaciones o diminutas masas que se encuentran dentro del tejido mamario, a través de un dispositivo guiado por computadora, y sin necesidad de cirugía.

Osteoporosis

Al igual que el cáncer de mama, la osteoporosis también ha evidenciado un incremento significativo en las mujeres colombianas durante la quinta y sexta década de vida, además de una prevalencia más elevada, en comparación con otras estadísticas internacionales que utilizaron el mismo grupo etario. En ese orden, la International Osteoporosis Foundation considera indispensable una mejora en torno al acceso de diagnóstico y tratamiento. Si bien actualmente se estima que en Colombia hay 1.423.559 mujeres de 50 años que viven con osteoporosis, una proyección a 2020 señala que las cifras aumentarán a 1.573.173; incluso, en 2050, los números estarían redondeando los dos millones de mujeres colombianas con la enfermedad.

Por tales razones, la doctora estima necesario practicar el estudio que tiene que ver con la detección de osteopenia –condición precursora de osteoporosis– o de la mencionada enfermedad ósea, la cual tiene mayor incidencia en el género femenino, que en el masculino. Según informes de iofbonehealth.org, se calcula que entre las mujeres que viven en el país, hay un registro de 8.000 a 10.000 fracturas de cadera por año. El panorama advierte que la cifra llegará a 11.500 en 2020. Igualmente, datos provistos por la Asociación de Osteología y Metabolismo Mineral apuntan que la cantidad anual de fracturas vertebrales en tal población es de 284.711. Debido a ello, expone la radióloga, “aquí en el hospital, contamos con un osteodensitómetro para quienes deseen conocer el estado de sus huesos. De esta manera, hacemos el diagnóstico y tratamiento oportunos, con miras a prevenir una progresión de la enfermedad, tan potencialmente agresiva”.

Según Gómez Cruz, actualmente existen unos 130 equipos en todo el país, siendo éste uno de los de mejor tecnología para la valoración del riesgo de fractura osteoporótica. Hoy por hoy, y con el aumento en números de las complejidades médicas anteriormente mencionadas, se desarrollan en Colombia, áreas especializadas para llevar a cabo pronósticos asertivos en mujeres que quieren detectar a tiempo aquellos padecimientos que ocasionan mayor impacto en su salud. Con la implementación de tecnología de vanguardia, que genere bajos índices de radiación en las pacientes, organizaciones como el HIC buscan mejorar los indicadores de salud pública y controlar los principales factores que la afectan. Desde la apertura, el complejo médico ha venido atendiendo todo tipo de pacientes en su departamento de Radiología.

PILAR ANDREA SALCEDO AMOROCHO

Contacto: 316-3109705/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

OFICINA DE PRENSA – FCV