• Con 240.000 metros cuadrados construidos durante la primera fase, el complejo médico busca posicionar a Bucaramanga y su área metropolitana como el epicentro de la salud en América Latina.
  • La megaobra, que ha sido diseñada con tecnología de punta, será generadora de 6.000 empleos.
  • El hospital tendrá más de un millar de camas y el mayor número de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en el país.

Bucaramanga, junio de 2016. El próximo 28 de julio se llevará a cabo la inauguración del HIC, Hospital Internacional de Colombia, el complejo médico especializado que nace dentro del ecosistema de servicios hospitalarios de la FCV. La planeación del megaproyecto, que inició hace aproximadamente siete años con el objetivo de cubrir las necesidades de la sociedad en términos de salud y capacidad de atención, hoy es una realidad que abarca un terreno de 16.4 hectáreas de extensión, en lo que ha sido declarado por el Gobierno Nacional como Zona Franca Permanente Especial.

El hospital ubicado en Piedecuesta, a 14.4 kilómetros del centro de Bucaramanga, fue diseñado de acuerdo a los exigentes modelos de arquitectura médica, y ha seguido los rigurosos estándares de calidad y seguridad a nivel mundial. Según el Presidente de la FCV, Víctor Raúl Castillo Mantilla, “ésta es una construcción completamente moderna, que ha adquirido la más avanzada tecnología por parte de los mejores proveedores en el mercado; cuenta con la única farmacia robotizada en Latinoamérica, con equipos de diagnóstico de primera línea, salas de cirugía totalmente automatizadas, herméticas, y con sistema de flujo laminar −el cual permite tener una zona de protección libre de partículas impuras, evitando que el aire potencialmente contaminado circule sin control en medio del quirófano−”.

La inversión de lo que va construido hasta ahora ha alcanzado los 200 millones de dólares, cifra respaldada por el IFC (International Finance Corporation), miembro del Banco Mundial que centra su labor exclusivamente en el sector privado de los países en desarrollo; la banca nacional por medio de Bancolombia; el Grupo Aval, y a través de la destinación de recursos propios.

Además de las alianzas en torno a los asuntos financieros, la Presidencia de la FCV ha tenido el propósito de establecer convenios con los más importantes hospitales, logrando así la firma de un acuerdo por 10 años con UPMC (University of Pittsburgh Medical Center), una de las instituciones más prestigiosas en Estados Unidos y alrededor del mundo en cuanto a medicina cardiovascular y tratamientos oncológicos. “UPMC es el mayor operador de pacientes de cáncer en el mundo, con una atención aproximada de 75.000 usuarios al año. Gracias a la experiencia que tienen y al conocimiento que manejan, su equipo de profesionales nos ayudará a obtener los mejores resultados en este tema”, asegura el doctor Castillo Mantilla, al tiempo que agrega que los colombianos podrán entonces, acceder fácilmente a servicios de talla mundial sin la necesidad de desplazarse.

Cabe resaltar que el HIC se constituye como el proyecto más ambicioso que ha desarrollado la FCV en términos de magnitud e impacto social para el país. El levantamiento del complejo, que es la expansión del actual Instituto Cardiovascular (IC) de la FCV, busca generar mayor cobertura en las necesidades de servicios de salud, y planea fortalecerse en especialidades diferentes a las relacionadas con asuntos del corazón. Asimismo, su operación aspira igualar el número de reconocimientos que el IC −la primera clínica de la organización, ubicada en el área metropolitana de Bucaramanga− ha obtenido. Y es que el IC fue la primera Institución Prestadora de Servicios de Salud (IPS) acreditada en Colombia por parte del Ministerio de la Protección Social, y su centro hospitalario ha sido catalogado como uno de los mejores del ámbito nacional, en un nivel de excelencia. Esta entidad también se convirtió en la primera del país en obtener la acreditación internacional otorgada por Joint Commission International (JCI) −ente que ostenta 50 años de trabajo en la mejora de procesos de calidad y seguridad dentro de organizaciones sanitarias en todo el mundo−; y por su parte, el último estudio que llevó a cabo la revista América Economía, la ubicó dentro del top cinco de las mejores clínicas de Latinoamérica, lo que confirma la continuidad de su crecimiento en calidad y complejidad para atender la demanda de los pacientes.

Con la inauguración del HIC, la FCV inicia el proceso para articular todos los servicios previstos en el gran complejo médico que construye, a través de los institutos que lo conforman: Instituto Cardiovascular, Instituto de Cáncer, Instituto Neurológico, Instituto para el Cuidado de la Mujer, Instituto de Ortopedia y Reumatología; acompañados a su vez por ocho centros especializados: Pediatría, Nefrología y Urología, Cuidado de la Salud Respiratoria, Cirugía Plástica, Reconstructiva y Estética, Oftalmología, Alivio del Dolor y Cuidado Paliativo, Bienestar y Medicina Integrativa, y Cuidado de la Salud Digestiva. “El proyecto que hemos creado, llamado Hospital Internacional de Colombia, no es sólo un hospital, es un concepto de salud con todos los componentes que se requieren para ofrecer una atención adecuada a través de la prestación de servicios integrales en salud, el desarrollo de proyectos educativos, y de investigación. Se trata de una aglutinación de actividades que impactan al país de forma considerable”, declara Víctor Castillo.

El complejo médico abarca una totalidad de 240.000 metros cuadrados, construidos durante la primera fase, de los cuales 86.000 hacen parte del terreno ocupado por el hospital. A su vez, este último se encuentra distribuido en tres tramos: Uno de ellos destinado a recibir adultos, otro especializado en niños, y el que está dedicado a los servicios de cirugía, consulta externa, apoyo diagnóstico y complementación terapéutica.

En cuanto a capacidad instalada, el HIC contará con un total de 1.192 camas, 197 que hacen parte del HIC Instituto Cardiovascular, y 939 que serán del HIC Zona Franca. Adicional a esto, 56 camillas de urgencias se utilizarán entre estos dos centros hospitalarios, así como 36 salas para intervención quirúrgica −seis ya existentes en el HIC Instituto Cardiovascular, 11 que se ubicarán en uno de los pisos del Centro Internacional de Especialistas (CIE), y 19 que corresponderán al HIC Zona Franca−.

Entre otras características, el complejo habilitará 140 Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) con 260 camas −el mayor número en el país−, equipos de radiología y ecografía en el área de urgencias, 50 cubículos de observación para adultos y 50 para niños, dos unidades de trasplante de médula ósea −una para pacientes adultos y otra acondicionada sólo para pacientes pediátricos−, una central de trauma, una unidad maternofetal para madres con embarazo de alto riesgo, una unidad de quemados, con quirófano propio para el manejo de cirugía reconstructiva; más tres helipuertos adaptados para el servicio de transporte medicalizado.

Según datos concedidos por la Presidencia de la FCV, también se dispondrán para el provecho de los usuarios, 700 consultorios dentro del CIE, que hace parte del mismo complejo; además de un servicio de estacionamiento que logrará albergar unos 2.500 automóviles.

De acuerdo con Nicolás García Eslava, arquitecto y responsable de la creación de esa parte física del proyecto, lo anterior fue concebido como un conjunto de sistemas inteligentes, sistematizados y lo más importante, amigables con el medio ambiente. “Tuvimos mucho cuidado con todo el desarrollo del diseño para no impactar de forma negativa al ecosistema, y afortunadamente lo hemos ido logrando”, afirmó, pues el sector en donde se asienta el HIC está rodeado por zonas forestales y reservas naturales. Escenario que junto a la adecuación de un healing garden −ubicado en la terraza del quinto piso, sobre el segundo tramo y entre las dos torres de hospitalización−, permitirá a los pacientes interactuar con la naturaleza, favoreciendo así su pronta recuperación.

Para contribuir con el entorno, se han realizado jornadas de reforestación en el área en donde el hospital está situado, así como en otras diferentes a ésta; el tema de vertimiento de residuos ha estado controlado según las condiciones de salubridad que exige la comunidad, y actualmente, expone García, están trabajando en la posibilidad de convertir luz en electricidad a partir de paneles solares que generen energía dentro de algunos espacios comunes, salas de espera e incluso, para el calentamiento de aguas.

Inicialmente el hospital ha empezado a atender a su público y a brindar servicios de áreas asistenciales en la primera torre, mientras los colaboradores encargados concretan detalles para finalizar las demás. De acuerdo con Jaime Poveda Velandia, Vicepresidente del HIC, “ésta es la inversión más inteligente y más cuantiosa en infraestructura hospitalaria, con una promesa de valor que es el servicio cercano al usuario. Es un hospital de puertas abiertas, pensado en la persona y en su contexto”. Y es justamente para ello, que han considerado imprescindible atesorar talentos humanos altamente calificados. En palabras del doctor Castillo Mantilla: “Hemos estado buscando profesionales en el mundo, para traerlos a beneficio de nuestros pacientes y afiliados; contamos con la presencia de personas provenientes de Estados Unidos, médicos de Venezuela, España, Alemania, y de diferentes países para poder fortalecer nuestras competencias”.

Así el panorama, el complejo espera jalonar el desarrollo económico de la región mediante el aumento significativo de la exportación en servicios médicos, y la consolidación de 6.000 nuevos empleos. Mientras tanto, la FCV, su ‘alma mater’ sigue creando todo un clúster de salud que incluye las diferentes actividades, desde la producción de insumos y medicamentos, el transporte medicalizado a través de su propia flota aérea, hasta la administración de los procesos asistenciales.

PILAR ANDREA SALCEDO AMOROCHO

Contacto: 316-3109705/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

OFICINA DE PRENSA – FCV