¿Cuándo realizar las calibraciones?

Recomendamos la calibración del equipo antes de utilizarlo por primera vez. La forma más sencilla es solicitar la calibración acreditada en el momento en el que adquiera un instrumento nuevo. De esta forma, comenzará la historia de las mediciones, que pueden ser requeridas en cualquier momento por los clientes o por sus procedimientos de calidad. Lo que también ayuda a realizar un control de calidad de los equipos que ingresan a los servicios.

 

¿Cada cuánto tiempo realizó la calibración?

La periodicidad con que las empresas calibran su instrumento es una balanza entre riesgo y coste. Cuanto más corto el periodo entre calibraciones, menor riesgo de que sus medidas sean cuestionables. Por ello, recomendamos calibrar sus instrumentos de medición una vez cada año, hasta conocer el comportamiento del instrumento en el tiempo.

Los equipos que se utilizan a diario deberían tener un ciclo de calibraciones más corto que los que se usan con menor frecuencia. De cualquier modo, para establecer un periodo adecuado entre calibraciones, se debe considerar:

 

Instrumento:

  • El alcance y la intensidad de uso
  • Tendencia de los datos, obtenida de calibraciones previas y tendencia al desgaste y la deriva*
  • Condiciones medioambientales, de transporte y manejo.
  • La incertidumbre requerida en mediciones

* Debido a la edad de los componentes, a los cambios de temperatura y al estrés mecánico, la precisión del equipo disminuye con el tiempo. Esto se llama “deriva” y cuando ocurre, los resultados de las mediciones pierden fiabilidad. La deriva no se puede eliminar, pero se puede detectar y tener en cuenta durante el proceso de calibración.

 

Coste:

Coste de medidas necesarias para la corrección, cuando se descubre que el instrumento no ha estado midiendo bien durante un periodo de tiempo.