Definición: La calibración es una comparación entre mediciones: una de una magnitud conocida o establecida con un dispositivo (patrón o referencia), y otra medición realizada de la forma más similar posible con un segundo dispositivo (instrumento bajo calibración). 

Objetivo: Asegurar que las mediciones obtenidas de los instrumentos sean confiables y se encuentren dentro de los estándares adecuados de funcionamiento.