Definicion

Síndrome del corazón izquierdo hipoplásico es un padecimiento que ocurre cuando partes del lado izquierdo del corazón (válvula mitral, válvula aórtica, ventrículo izquierdo y aorta) no se desarrollan por completo. La afección es congénita (está presente al nacer).

Síntomas del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

Inicialmente, un recién nacido con corazón izquierdo hipoplásico puede parecer normal. Los síntomas, por lo general, se presentan en las primeras horas de vida, aunque puede tomar hasta algunos días para que se desarrollen y algunos de ellos pueden ser:

  • Piel azulada (cianosis) o de mal color
  • Manos y pies (extremidades) fríos
  • Letargo
  • Pulso débil
  • Mala alimentación y lactancia
  • Latidos cardíacos fuertes
  • Respiración rápida
  • Dificultad respiratoria

En los recién nacidos saludables, la piel azulada se presenta en las manos y en los pies como respuesta al frío (esta reacción se denomina cianosis periférica).

Sin embargo, el color azulado que se observa en el pecho o abdomen, en los labios y en la lengua es anormal (denominado cianosis central) y es un signo de que no hay suficiente oxígeno en la sangre. La cianosis central con frecuencia aumenta con el llanto.

Causas del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

El corazón izquierdo hipoplásico es un raro tipo de cardiopatía congénita y es más común en hombres que en mujeres.

Como sucede con la mayoría de los defectos cardíacos congénitos, no existe una causa conocida. Alrededor del 10% de los pacientes que sufre este síndrome también tendrá otros defectos de nacimiento.

El problema se desarrolla antes del nacimiento cuando no hay un crecimiento suficiente del ventrículo izquierdo y otras estructuras, incluyendo:

  • La aorta, el vaso sanguíneo que lleva sangre oxigenada desde el ventrículo izquierdo a todo el cuerpo
  • Salida y entrada del ventrículo
  • Válvulas aórtica y mitral

Esto lleva a un desarrollo incompleto o hipoplásico del ventrículo izquierdo y la aorta. En la mayoría de los casos, el ventrículo izquierdo y la aorta son mucho más pequeños de lo normal.

En los pacientes con esta afección, el lado izquierdo del corazón no es capaz de enviar suficiente sangre al cuerpo. Como resultado, el lado derecho del corazón debe mantener tanto la circulación pulmonar como la del cuerpo. El ventrículo derecho puede mantener la circulación tanto a los pulmones como al cuerpo por un tiempo, pero esta sobrecarga de trabajo lleva a que finalmente el corazón falle.

La única posibilidad de supervivencia es una conexión entre el lado izquierdo y derecho del corazón o entre sus arterias y las arterias pulmonares (los vasos sanguíneos que llevan sangre a los pulmones). Los bebés nacen normalmente con dos de estas conexiones:

  • El agujero oval (un orificio entre la aurícula izquierda y derecha)
  • El conducto arterial (un pequeño vaso sanguíneo que conecta la aorta a la arteria pulmonar)

Ambas conexiones normalmente se cierran por sí solas unos pocos días después del nacimiento.

En los bebés con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, la sangre del lado derecho del corazón viaja a través del conducto arterial. Ésta es la única manera para que la sangre llegue al cuerpo. Si se deja que el conducto arterial se cierre en un bebé con el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, el paciente puede morir rápidamente, debido a que no habrá ningún bombeo de sangre al cuerpo. A los bebés con este síndrome por lo regular se les comienza a dar un medicamento para mantener el conducto arterial abierto.

Debido a que hay poca o ninguna circulación del lado izquierdo del corazón, la sangre que retorna a éste desde los pulmones necesita pasar a través del agujero oval o de una comunicación interauricular (un agujero que conecta las cámaras colectoras en los lados izquierdo y derecho del corazón) de nuevo hacia el lado derecho del corazón. Si no hay ningún agujero oval o si éste es demasiado pequeño, el bebé podría morir. A los pacientes con este problema se les abre el agujero entre las aurículas, ya sea con cirugía o usando cateterismo cardíaco.

Pruebas diagnósticas del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

Un examen físico o chequeos médicos puede mostrar signos de insuficiencia cardíaca:

  • Frecuencia cardíaca más rápida de lo normal
  • Letargo
  • Hepatomegalia
  • Respiración rápida

Además, el pulso puede estar muy débil en diversas localizaciones (muñeca, ingle y otros lugares). Al auscultar el tórax, generalmente (aunque no siempre) hay ruidos cardíacos anormales.

Los exámenes pueden abarcar:

  • Cateterismo cardíaco
  • ECG
  • Ecocardiograma
  • Radiografía del tórax

El tratamiento del síndrome del corazón izquierdo hipoplásico

Una vez que se hace el diagnóstico de corazón izquierdo hipoplásico, el bebé es llevado a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) y es posible que se necesite un respirador (máquina de respiración) para ayudarle a respirar. Asimismo, se utiliza un medicamento llamado prostaglandina E1 para mantener la circulación de la sangre hacia el cuerpo, conservando el conducto arterial abierto.

Estas medidas no resuelven el problema, dado que la afección requiere siempre cirugía.

La primera cirugía, llamada procedimiento de Norwood, se realiza en los primeros días de vida del bebé. La etapa I de este procedimiento consiste en construir una nueva aorta:

  • Usando la válvula y arteria pulmonar
  • Conectando la aorta vieja hipoplásica y las arterias coronarias a la nueva aorta
  • Quitando la pared entre las aurículas (tabique auricular)
  • Haciendo una conexión artificial ya sea desde el ventrículo derecho o una arteria corporal hasta la arteria pulmonar para mantener la circulación a los pulmones (llamada derivación)

Después de esto, el bebé generalmente sale del hospital para su casa. El niño necesitará tomar medicamentos diarios y se le deberá hacer un seguimiento minucioso por parte de un cardiólogo pediatra, quien determinará cuándo se debe llevar a cabo la segunda etapa de la cirugía.

La segunda etapa de la cirugía se denomina derivación de Glenn o procedimiento Hemifontan. Este procedimiento conecta la mayor vena que lleva sangre azul desde la mitad superior del cuerpo (vena cava superior) directamente a los vasos sanguíneos que van a los pulmones (arterias pulmonares) para obtener oxígeno. Esta cirugía generalmente se realiza cuando el niño tiene entre 4 y 6 meses de edad.

Durante las etapas I y II, el niño aún puede lucir de color algo azulado (cianótico).

La etapa III, el paso final, se denomina procedimiento de Fontan. El resto de las venas que llevan sangre azul desde el cuerpo (vena cava inferior) se conecta directamente a los vasos sanguíneos que van a los pulmones. El ventrículo derecho ahora sirve sólo como la cámara de bombeo para el cuerpo (ya no más los pulmones y el cuerpo). Esta cirugía generalmente se lleva a cabo cuando el bebé tiene entre 18 meses y 3 años de edad. Después de este último paso, el bebé ya no se pondrá azul.

Algunos pacientes pueden necesitar más cirugías cuando llegan a los 20 o 30 años en caso de que presenten arritmias difíciles de controlar u otras complicaciones del procedimiento de Fontan.

En algunos hospitales, consideran que el trasplante de corazón es una mejor opción que el proceso quirúrgico de los 3 pasos, pero hay pocos corazones donados disponibles para niños pequeños.

Referencias

Zipes DP, Libby P, Bonow RO, Braunwald E, eds. Braunwald Enfermedades de corazón: Un libro de texto de Medicina Cardiovascular. 8th ed. St. Louis, Mo: WB Saunders; 2007.

Contenido: 21 de diciembre de 2009

Versión del inglés revisada por: Kurt R. Schumacher, MD, Cardiología Pediátrica, Universidad de Michigan Centro de Cardiopatías Congénitas, Ann Arbor, MI. Revisión previsto por la Red de Salud VeriMed. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

https://www.clinicadam.com/salud/5/001106.html