Definición

Cálculos biliares, colelitiasis, ataque de la vesícula biliar o cólico biliar son depósitos duros y similares a cristales de roca que se forman dentro de la vesícula biliar. Estos cálculos pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf.

Síntomas de los Cálculos biliares

Muchas personas con cálculos biliares nunca han tenido ningún síntoma. Los cálculos biliares con frecuencia se descubren cuando se toman radiografías de rutina, en una cirugía abdominal u otro procedimiento médico.

Sin embargo, si un cálculo grande bloquea el conducto cístico o el conducto colédoco (llamado coledocolitiasis), se puede presentar un dolor de tipo cólico desde la mitad hasta la parte superior derecha del abdomen, lo cual se conoce como cólico biliar. El dolor desaparece si el cálculo pasa hacia la primera parte del intestino delgado (el duodeno).

Los síntomas que se pueden presentar abarcan:

  • Dolor en la parte superior derecha o media del abdomen que:

desaparece o retorna

puede ser agudo, tipo calambre o sordo

puede irradiarse a la espalda o debajo del omóplato derecho

se presenta pocos minutos después de una comida

  • Fiebre
  • Coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica de los ojos (ictericia)

Los síntomas adicionales que pueden estar asociados con esta enfermedad comprenden:

  • Llenura abdominal
  • Heces color arcilla
  • Náuseas y vómitos

Es importante acudir a un médico si usted tiene síntomas de cálculos biliares. Estos cálculos se encuentran en muchas personas con cáncer de la vesícula.

Causas de los Cálculos biliares

La causa de los cálculos biliares varía. Hay dos tipos principales de estos cálculos:

  • Cálculos compuestos de colesterol, los cuales son de lejos el tipo más común. Estos cálculos de colesterol no tienen nada que ver con los niveles de colesterol en la sangre.
  • Cálculos compuestos de demasiada bilirrubina en la bilis. La bilis es un líquido que se produce en el hígado y que le ayuda al cuerpo a digerir las grasas. La bilis está compuesta de agua, colesterol, sales biliares y otros químicos, como bilirrubina. Estos cálculos se denominan pigmentarios.

Los cálculos biliares son más frecuentes en las mujeres, indígenas estadounidenses y otros grupos étnicos y personas mayores de 40 años de edad. Estos cálculos también pueden ser hereditarios.

Los siguientes factores también pueden hacerlo a uno más propenso a la formación de cálculos biliares:

  • Insuficiencia de la vesícula biliar para vaciar la bilis apropiadamente, lo cual es más probable que suceda durante el embarazo.
  • Afecciones médicas que provocan que el hígado produzca demasiada bilirrubina, como anemia hemolítica crónica, incluyendo anemia drepanocítica.
  • Cirrosis hepática e infecciones de las vías biliares (cálculos pigmentarios)
  • Diabetes
  • Trasplante de médula ósea o de órganos sólidos
  • Pérdida rápida de peso, particularmente consumir una dieta muy baja en calorías
  • Recibir nutrición a través de una vena por tiempo prolongado (alimentaciones intravenosas)

Pruebas y exámenes

Los exámenes para detectar la presencia de cálculos biliares o inflamación de la vesícula biliar abarcan:

  • Ecografía abdominal
  • Tomografía computarizada abdominal
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)
  • Gammagrafía de la vesícula biliar con radionúclidos
  • Ecografía endoscópica
  • Colangiopancreatografía por resonancia magnética (CPRM)
  • Colangiografía transhepática percutánea (CTHP)

El médico especialista puede pedir los siguientes análisis de sangre:

  • Bilirrubina
  • Pruebas de la función hepática
  • Enzimas pancreáticas

El tratamiento

Algunas personas tienen cálculos biliares y nunca han tenido ningún síntoma. Es posible que no se encuentren cálculos biliares hasta que se haga una ecografía por otra razón. La cirugía puede no ser necesaria a menos que empiecen los síntomas.

En general, los pacientes que tengan síntomas necesitarán cirugía ya sea inmediatamente o después de un corto período de tiempo.

  • En el pasado, la colecistectomía abierta (extirpación de la vesícula biliar) era el procedimiento usual para los casos sin complicaciones. Sin embargo, ahora se realiza con menos frecuencia.
  • En la actualidad, se utiliza con mayor frecuencia una técnica llamada colecistectomía laparoscópica. En este procedimiento, se utilizan incisiones quirúrgicas más pequeñas que permiten una recuperación más rápida. A los pacientes puede dárseles el alta del hospital el mismo día de la cirugía o a la mañana siguiente.

Se pueden llevar a cabo una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) y un procedimiento llamado esfinterotomía para localizar o tratar cálculos biliares en el conducto colédoco.

MEDICAMENTOS

Se pueden administrar medicamentos llamados ácidos quenodesoxicólicos (AQDC) o ácido ursodesoxicólico (AUDC, ursodiol) para disolver los cálculos de colesterol. Sin embargo, pueden tardar dos años o más en hacer efecto y los cálculos pueden retornar después de que el tratamiento termine.

En raras ocasiones, se introducen químicos dentro de la vesícula biliar a través de un catéter. El químico disuelve rápidamente los cálculos de colesterol. Este tratamiento no se utiliza con mucha frecuencia, debido a que es difícil de llevar a cabo, los químicos pueden ser tóxicos y los cálculos biliares pueden reaparecer.

LITOTRICIA

La litotricia electrohidráulica por ondas de choque (ESWL, por sus siglas en inglés) de la vesícula biliar también se ha utilizado para pacientes seleccionados que no puedan tener una cirugía. Dado que los cálculos biliares a menudo reaparecen en muchos pacientes, este tratamiento ya no se utiliza con mucha frecuencia.

Referencias

Siddiqui T. Colecistectomía laparoscópica temprana versus tardía para la colecistitis aguda: un meta-análisis de ensayos clínicos aleatorios. Am J Surg. 2008;195(1):40-47.

Chari RS, Shah SA. Sistema biliar. En: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL. Sabiston Libro de texto de Cirugía. 18th ed. St. Louis, Mo: WB Saunders; 2007:chap. 54.

Afdhal N. Enfermedades de la vesícula y vías biliares. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap. 159.

Contenido: 7 de junio de 2009

Versión del inglés revisada por: George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

https://www.clinicadam.com/salud/5/000273.html